Magazine

Prison Art

Prison Art nació el 2012, como un programa de capacitación y rehabilitación, a la vez que una marca de lujo. Tras 11 meses en una cárcel mexicana y sobrecogido por lo que allí vio, el empresario español Jorge Cueto decidió emprender este proyecto revolucionario. En breve, carteras y otros accesorios de cuero son tatuados a mano dentro de los penales, con técnicas y estéticas propias de la cultura carcelaria.

La finalidad de Prison Art es promover la rehabilitación de los internos, a partir del desarrollo de un oficio que les permita expresarse de manera creativa y a la vez contribuir a la mantención de sus familias. De este modo, recuperan tanto la confianza en sí mismos como los vínculos fundamentales para su reinserción social. Hoy, más de 200 presos participan del programa, y sus productos se venden en las grandes capitales de la moda.

Cada pieza de Prison Art es única e irrepetible, refleja el deslumbrante ingenio mexicano y el estilo propio de cada uno de sus creadores.